DDHH
El derecho a la educación predomina sobre la fe

27/01/2017



El Tribunal Europeo de Derechos Humanos, respaldó la decisión de Suiza en condenar a una pareja de padres musulmanes que se negaron a permitir que sus hijas asistan a clases de natación en la escuela. Sentencia expone como argumento que derecho a la educación prima sobre las costumbres o ideologías religiosas.

Fuente: La Ley

Una resolución emitida por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, dictaminó que las niñas en edad escolar deben asistir obligatoriamente a las clases de natación mixtas impuestas por el colegio al cual asisten, sin importar la religión o fe que profesen.

El caso tuvo inicio en el 2008, cuando el colegio al cual asistían las menores, informó a la familia con doble nacionalidad suiza y turca, que sus hijas debían ir a los cursos de natación que se dictaban en dicha escuela. Y aunque la institución intentó mediar con los padres proponiéndoles el uso del burkini, una ropa de baño que les cubriría todo el cuerpo, se mantuvieron en negativa ante la propuesta.

Por ello las autoridades suizas condenaron a la pareja a pagar una multa de 1.292 euros, por `incumplimiento de responsabilidades paternas`. Ellos alegaban que dichas actividades violaba la libertad de conciencia y religión de las niñas, lo cual fue rechazado por la sala del Tribunal de Estrasburgo, presidida por el juez español Luis López Guerra,

Pese a ello, los padres indicaron que las clases de natación no eran parte primordial del sistema escolar, además señalaron que sus niñas ya se encontraban matriculadas en clases particulares de nado especial para musulmanes.

Es así como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sentenció que todos los niños en general tienen derecho a gozar de una escolarización completa, pues hace que todos se integren sin importar la religión de cada uno.

"El interés de esa enseñanza no se limita a aprender a nadar, sino que reside sobre todo en el hecho de practicar esa actividad en común con todo el resto de alumnos", se lee en el fallo. La sentencia ha causado polémica porque enfrenta a la comunidad musulmana y las autoridades de dicho país, que solo buscan igualdad de oportunidades entre los escolares.

Por último los padres afirmaron que sus creencias “exigían que prepararan a sus hijas para los preceptos que podían ser aplicables desde la pubertad”, sin embargo deberán cumplir con lo establecido por las autoridades, con el fin de salvaguardar la tranquilidad de sus hijas.


OTROS MATERIALES